Como rotular un vehículo comercial

Rotular nuestro coche de empresa no sustituye otras formas de publicidad cuyo retorno de la inversión se puede medir de forma más exacta, como la publicidad en internet. Aun así, vale la pena aprovechar el alto grado de penetración y la rentabilidad que tiene de un sistema cuyo soporte sale gratis, ya que el coche lo vamos a usar igualmente.

Cuantos más desplazamientos hagamos (y por supuesto cuantos más coches usemos), especialmente en zonas concurridas, más rentable será esta forma de publicidad. Según los estudios, las impresiones (veces que la gente ve la publicidad) pueden llegar a ser entre 30.000 y 70.000 al día.

Lo primero que tenemos que saber a la hora de rotular el coche es que existe una normativa que establece la prohibición de colocar vinilos o pegatinas en determinadas zonas del vehículo que exponemos a continuación.

El modo de rotulación habitual de vehículos tanto profesionales como personales se realiza mediante vinilos de varios tipos. No obstante, la normativa que define el protocolo o procedimiento de rotulación para todos los vehículos dentro del territorio español estipula lo siguiente:

En la zona de lunas únicamente podrá colocarse vinilo impreso específico para vehículos con homologación.

Las únicas lunas que se pueden rotular son las traseras, por lo tanto se excluyen las laterales delanteras tanto del conductor como las del acompañante y el parabrisas delantero.

Tampoco se podrán colocar vinilos en ninguno de los elementos de señalización del vehículo como los intermitentes, faros y matrículas.

Cabe mencionar que de no cumplir meticulosamente los preceptos de esta normativa el vehículo no podrá pasar la ITV.

Volver arriba